Pymes.com - El primer directorio público de la empresa española Pymes.com - El primer directorio público de la empresa española

FAQs

El #Espantanavegantes I

Cuántas veces mientras navegamos por la Red nos hemos preguntado ¿Quiénes han creado esta página web? Que la tecnología avanza a pasos de gigante es ya un hecho; pero lo que aún muchos no tienen claro es que hay que aprender a evolucionar con ella.Y ¡sí! Esto supone dedicación, esfuerzo y tiempo. Factores que si sabes emplear bien, los usuarios de tu empresa online van a agradecer enormemente y, además, son claves decisivas a la hora de que el internauta seleccione tu negocio en el mercado.

Desde Pymes.com, nos va a hablar el “Espantanavegantes”, esa figura imaginaria, representativa de esas webs de dudoso diseño, estructuración y funcionalidad. Y a partir de hoy y de manera mensual, es él quien va a comentar las cosas que más le gusta ver online y que; por supuesto, no son nada buenas a la hora de conservar a nuestros visitantes.

myegoo_espantanavegantespymescom

CONSEJOS DEL ESPANTANAVEGANTES (que no hay que seguir si se tiene algo de sentido común).

- Imágenes. Esas fotografías que no están adaptadas al formato de la página y aparecen más grandes (tienes que hacer scroll con el ratón hasta llegar al subsuelo) o aquellas que están pixeladas y no se entiende lo que transmiten. ¿Existe algo más sublime? Tener contenido gráfico nítido está sobrevalorado, es mucho mejor que el navegante se entretenga unos cinco minutos en saber de qué trata la imagen.

- Colores. ¿Qué opináis sobre las letras enormes y de colores chillones? ¡A mí me chiflan! Cuando el fondo contrasta con la tipografía de las palabras quedan demasiado uniformes y se vuelven sosas y aptas para ojos sensibles. ¿Y a que no hay nada mejor que tener el reconocimiento del usuario y que se acuerde de paso de toda nuestra familia?

- Música. Esas webs que según se abren en tu pantalla inundan tus oídos de ¿sonido o ruido? Es genial esconder los controles de silencio o parar la reproducción en la zona más inaccesible de la web para que aprecien bien la canción. ¿Pero que me decís cuando suena tan fuerte que te asusta y parece que estás montando una fiesta en casa? Quizás cierran la página antes de consultar el contenido pero ¡y la sorpresa que se han llevado! Es una ocasión inmejorable para comentarla con alguien.

- Información. Cuando visitamos la página web de una empresa queremos conocer qué servicios ofrece. Ponerlo fácil es de cobardes. ¿Por qué algunas empresas se empeñan en esconderlo? Porque buscan sacar de la apatía al usuario (y de sus casillas, residualmente).

Y poco importante resulta también el contacto con el negocio. ¡Sí! Sí a los usuarios les gustan los formularios de contacto, que salte el Microsoft Outlook cuando pinchan sobre ello (y que se le ralentice el ordenador, de paso, eso les vuelve locos). Ni quieren contactar ellos directamente con la empresa, llamar y enviar email por sí mismos; cuando lo deseen. Además, al internauta lo de tener una copia del mensaje enviado y sobre todo, saber a qué dirección lo está remitiendo no le afecta.

- Formulario de Contacto. El cliente online siempre tiene la razón ¡Ja, qué mito! El cliente no debe estar informado y saber que su solicitud está tramitada, la adrenalina de quedarse con la intriga es mejor opción. ¿Cuántas veces rellenan un formulario y no obtienen respuesta? ¿Se ha enviado, les ha llegado, lo han escrito correctamente, ha caído en un agujero negro? Agradecerán la emoción…

- Enlaces: Otro día os contaré la cantidad de fallos que pueden generar las páginas webs. ¿Cuántas veces sale el error 404? ¡Si por cada una de ellas regalaran un jamón, las empresas se ahorrarían las Cestas de Navidad!

Hacer click sobre una página web y que no cargue es entretenido; pero que derive a otra empresa es maravilloso, una obra maestra. Este negocio además de perder visitas a la web va a perder clientes; porque quien intente contactar con ellos y no pueda terminará por irse a la competencia. ¿Y qué más da? Para eso está en Internet: para conocerse.

Aprovecho también para hablar de aquellos enlaces que redireccionan sobre un hipervínculo fallido. Normalmente pasar de un click a otro termina por encandilar al usuario, que nunca busca encontrar su objetivo de forma inmediata y a simple vista. Qué decir ya si ese redireccionamiento es erróneo, ¡máxima diversión!

- La programación flash y los plug-ins: Por la época en la que vivimos, quien no se encuentre en Internet, no existe. Lo mejor, es estar por estar, hay que aparecer y qué más da cómo. Por ello, muchos de los sistemas no están adaptados a los nuevos dispositivos, como smartphones y tablets, ellos llegaron los últimos, que se adapten a nosotros.

Así, una página web se ve deformada en estos formatos y el usuario no puede ver toda la información y menos aún acceder a las prestaciones que el diseño online le ofrece. Es un motivo fantástico para llamar al sobrino friki de los ordenadores, recuperar el contacto y que te explique cómo descifrar la web. Además, hay que recordar, que a la hora de favorecer el posicionamiento y la visibilidad digital de una marca, errores sobre diseño y estructuración evitan que indexe en el buscador. Pero, ¿para qué queréis salir tan arriba? De toda la vida, los últimos serán los primeros, ¿no?

Seguro que os habéis encontrado con más de una web que os ha dado alguno de estos fallos y  otros que se me hayan escapado. ¡Contádmelos! Espero vuestros comentarios y experiencias bajo el hashtag #Espantanavegantes en Twitter o en este mismo post.

Y el próximo mes… Espantanavegantes en el Social Media… ¿Vale todo en las redes sociales? ¡Pues, claro que sí! Ya lo veréis.

Nuevo comentario